martes, 26 de octubre de 2010

La mujer según Disney (Patriarcado II)

La construcción de roles es un proceso que involucra a diferentes agentes sociales. Así, desde nuestra más tierna infancia el patriarcado va ofreciéndonos modelos de conducta que copiamos y repetimos hasta la saciedad. Además, durante la construcción de una identidad el individuo recibe un legado cultural que incluye una serie de códigos. Estos, al ser asimilados, permiten desarrollar un sentimiento de integración. Es decir, para pertenecer al grupo hay que comportarse  siguiendo unas normas establecidas de acuerdo a las leyes naturales y al sentido común.

No obstante, en el transcurso de nuestra socialización no sólo asimilamos las maneras de las personas de nuestro entorno (de la familia y del colegio principalmente). Paralelamente, existe una gran influencia de los media, que operan en el seno de la cultura. Dicho de otra manera, las películas de Disney son decisivas a la hora de determinar cuestiones como el género y definir qué es masculino en contraposición a lo femenino.

Hasta la aparición de heroínas como Pocahontas o Mulán, Disney concebía a la mujer como una desgraciada Cenicienta que espera a ser salvada por un príncipe. Esta planteamiento argumental forma parte de la narrativa del deseo, la manera de contar las cosas que predomina en Occidente. Es como si todas las historias fueran como una película de James Bond: un hombre, un objetivo y en su camino una mujer florero. En este sentido, es preocupante como se estira al máximo la feminización del cuerpo de la mujer especialmente en las películas dirigidas a público infantil.

Poco a poco, os he traído a las puertas de la heterodesignación, un elemento clave para entender el funcionamiento del patriarcado y  su larga supervivencia. Según Simone de Beauvoir, que identificó el fenómeno, el varón heterosexual, en la cúspide de la pirámide social, se encarga de dictaminar los usos sociales al mismo tiempo que trata de preservar su supremacía. La heterodesignación afecta a todos por igual y define una sociedad con una mujer vulnerable y receptora y un hombre valeroso y aventurero. Las mujeres están llamadas a ser madres y los hombres a salir de casa en busca de fortuna. Ellas serán afectivas y cariñosas. Ellos rudos y no podrán derramar una lágrima.

De esta manera tan sutil se niega la afectividad a los hombres (los chicos no lloran), mientras las mujeres son condenadas a vivir en un cuerpo definido por las curvas.

lunes, 25 de octubre de 2010

Ante la duda, el lenguaje integrador (Patriarcado I)

Cuando Bibiana Aído, responsable del desaparecido Ministerio de Igualdad, hizo uso de la diferenciación “miembros y miembras” tuvo que sacar el paraguas para mitigar el chaparrón de críticas. Por un lado, estaban los puristas del idioma y la economía del lenguaje tachándole de cateta y, por el otro, los puretas de la sociedad que se creían asistiendo a un anacronismo sufragista.

El empleo de la doble forma responde a una demanda del lenguaje integrador. De hecho, si acogemos los principios de esta forma de expresión que trata con equidad lingüística la dualidad de género, la forma correcta hubiera sido “miembras y miembros”. Poco a poco, este lenguaje igualitario ha ido integrándose en el discurso político de la socialdemocracia y su evolución es el fiel reflejo de como han ido sumándose las conquistas de la mujer en un mundo que ha sido el monopolio de los hombres hasta hace dos días.

La emancipación doméstica, la igualdad salarial, el acceso a esferas profesionales vedadas, el respeto a la mujer como figura de autoridad... Todo forma parte de un abanico de vindicaciones conquistadas por el feminismo, del que no puede quedar excluido la sustitución de un lenguaje sexista por uno no discriminatorio. Por tanto, esta diferenciación no era el capricho gratuito de una ministra, sino que respondía a la necesidad de otorgarle visibilidad y transversalidad a la problemática machista.

Las claves de este uso no discriminatorio del lenguaje pasan, entre otras cosas, por sustituir el masculino que actúa como genérico en el idioma por otro tratamiento totalizador. Es decir, en lugar de referirnos a los “discapacitados” podemos emplear la expresión “personas con discapacidad”. Esta tendencia androcentrista es la misma que apuesta siempre por el hombre y no por la humanidad.

Asimismo, hay que prestar atención a determinados usos sociales como el de “señorita”, pudiendo prescindir de este apelativo que responde al estado civil y emplear por norma“señora”. Igualmente, en el ámbito profesional podemos evitar situaciones sexistas con la feminización (la jueza y no la juez). Y si al final no sabemos qué hacer, siempre nos quedará la @.

domingo, 24 de octubre de 2010

Próximamente en PORLATELEMATO...


En los últimos días, están teniendo lugar preocupantes escenas de machismo entre la clase política y los medios de comunicación. Desafortunadamente, no se trata de un hecho aislado y el sexismo está en nuestra sociedad y en nuestras vidas más enraizado de lo que pensamos. Por ello, es importante apagar con visibilidad las brasas de la desigualdad de género.


Después de leer el último post de Ruth (Publicidad y belleza, la batalla perdida), he decidido sumarme a una tarea que implica por igual a mujeres y hombres. La lucha feminista representa una serie de vindicaciones ganadas al patriarcado y, sobre todo esto y mucho más, hablaré en PORLATELEMATO durante la próxima semana.

sábado, 23 de octubre de 2010

Alcachofas fantasma

Las últimas filtraciones de Wikileaks han causado revuelo en todas partes menos en Iraq. Aquí, cada iraquí tiene un familiar que ha sido torturado (entre otras atrocidades) por soldados de Estados Unidos, que encabezó la alianza de países que invadieron Iraq. Pero, lo que más me ha llamado la atención de la respuesta oficial del gobierno de este país es esta imagen:

¿Quién y cómo sujeta los micrófonos?

A simple visto parece que trabajo para Cuarto Milenio pero si observan el vídeo, se puede apreciar como la hilera de micrófonos cobra vida y empieza a moverse casi fantasmagóricamente. Íker, te necesitamos.



Os dejo porque tengo que ponerme en contacto con Cuarto Milenio... ¿Alguien sabe por dónde queda la nave del misterio de la familia Adams, digo Jiménez?

jueves, 21 de octubre de 2010

Ramoncín desafinado, escrutado y ex directivo de la SGAE

A partir de ahora, conocido también por ser el autor de la frase “Lo peor es acabar en CNN+ por la mañana”.



Sí, soy uno de esos desocupados enfermizos que se ha obsesionado con Ramoncín. Pero porque es el responsable de que no pegue ojo por las noches. Se me repite un sueño en el que sale Ramoncín practicanto la lluvia dorada con el cadáver de Kurt Cobain ante la mirada atenta de Courtney Love...

¿A cuento de qué vienen estas declaraciones? Pues a raíz de su actuación más famosa desde que meaba al público en sus conciertos (leyenda urbana sin corfimar). Quizá esto explique parte de mi extraña pesadilla.



Menos mal que el Follonero le cogió por banda y acabó por decirle “Ramón, hablas tanto que se nos ha hecho de noche”. O lo que es lo mismo: Ramón, aburres a las cabras.



Un chiste, un chiste, ¿qué tiene que hacer Ramoncín para suicidarse? Tirarse de su ego (versión de un chiste sobre argentinos escuchado en Buenafuente). ¿No ha tenido gracia? Pues a Ramoncín tampoco le hacen gracia los de El Jueves.





miércoles, 20 de octubre de 2010

Síntomas de que algo está triunfando (decálogo)



1Tu colega más friki lo tiene


2. Tu colega friki más pobre lo desea

3. Se habla de ello en Twitter

4. Alguien lo lleva en el METRO

5. Tu colega menos friki te pregunta: ¿oye, eso de...?

6. José Luis Garci aún no ha oído hablar de ello

7. Wikileaks se hace eco de su existencia

8Amy Winehouse y el príncipe de Gales se emborrachan para celebrarlo (cortina de humo de primer nivel para desviar la atención)

9. Estados Unidos invade un país (cortina de humo de segundo nivel, cuando la cosa empieza a hacer pupita)

10. El hombre llega a Marte (cortina de humo de tercer nivel, quiere decir que lo ha petado. Ya no hay marcha atrás)


martes, 19 de octubre de 2010

Neira Resurrection





En el post de ayer me refería a Jesús Neira como la zona cero de un suceso que llevó a la cárcel a Antonio Puerta y que mezcla ingredientes de la novela negra. Al morbo en estado puro se le suman héroes, villanos, drogas, violencia, errores médicos, sin olvidar, a unos cuantos políticos pelándose por salir en la foto.

Repasar la cronología de esta turbia historia sirve para comprender la poderosa influencia de los medios de comunicación en la opinión pública. Medios a los que se les acusa ahora del trágico final de Puerta y a los que, personalmente, acuso de haber fabricado a Neira. Una monstruosa creación mediática y, como monstruosidad, entiéndase sólo en toda la aberración que abarca el término y no en grandeza calculada en parámetros de popularidad. Un monstruo de los chungos, de los que tienen ácido sulfúrico en lugar de sangre en las venas.

La secuencia empieza con una agresión en un hotel de Madrid el 2 de agosto de 2008. Como muestran las imágenes de un vídeo de seguridad (y luego las de todos los telediarios de España), Antonio Puerta agrede físicamente a Jesús Neira y este cae tendido en el suelo. No obstante, a este suceso le falta una vuelta de tuerca para ser una noticia contundente: la violencia de género. Así, Neira, tras asegurar que fue agredido porque estaba defendiendo a una mujer del maltrato de su pareja, fue encumbrado como héroe nacional antimachista. Cuatro días después del incidente, es ingresado en estado de coma.

Acto seguido, la condena de la sociedad contra Antonio Puerta se convierte en un clamor casi unánime y, desde el 13 de agosto, empieza a cumplir prisión preventiva acusado de intento de homicidio. Neira continúa en coma y Violeta Santander acude a un plató de televisión para negar la acusación de malos tratos que pesaba sobre su pareja. Además, defiende a Puerta alegando que es drogodependiente, una enfermedad contra la que lleva luchando mucho tiempo y por la que, en ocasiones, pierde el control emocional.

Coincidencias macabras del destino, Jesús Neira despertó del coma el 12 de octubre de 2008, el mismo día que fallecerá Antonio Puerta dos años después. Mientras tanto, mientras Puerta y su presunción de inocencia “se pudrían” en prisión, el profesor universitario tuvo tiempo para algo más que posar en la revista HOLA. Pudo recoger un galardón como la Gran Cruz al Mérito Civil (que le entregó la ministra de Igualdad Bibiana Aído) y no tuvo ningún problema para aceptar un cargo como el de presidente del consejo asesor del Observatorio Regional de Violencia de Género en la Comunidad de Madrid.

No tengo muchas dudas sobre si estamos o no ante un cargo concedido a dedo por el ejecutivo de Esperanza Aguirre. Lo que no me queda tan claro es si una acción heroica es motivo suficiente para ingresar un cheque de 1.000 euros por cada reunión que presidía. ¿Se trata, entonces, de un simple y suculento puesto de reconocimiento o de un cargo para silenciar a Neira? Quizá querían tapar una negligencia médica ocurrida en la sanidad madrileña...

En esta línea, la defensa de Puerta presentó dos informes de peritos judiciales independientes en los que se rompía la relación del coma de Neira con la agresión sufrida. Insistían en que el profesor habría sido dado de alta negligentemente, es decir, sin que los médicos tuvieran en cuenta el alto riesgo del paciente de sufrir un derrame cerebral, como terminó ocurriendo días más tarde.

Sin embargo, antes de que el proceso judicial terminase, tiene lugar un giro paradójico de los acontecimientos que obligó a Neira a enfrentarse a su propio juicio mediático. De la noche a la mañana, pasó de héroe a villano ante la opinión pública cuando la policía le detuvo conduciendo con el triple de la tasa de alcohol en sangre permitida al volante.

Rápidamente, desde la Comunidad de Madrid se le invita a dimitir de su cargo en el consejo, órgano que acabó por disolverse en su totalidad. Neira añadía así la pincelada final a su autorretrato de cara a la galería, un cuadro en el que aparece un monstruo faszoide, retrógrado y vengativo. Sólo faltaba su rúbrica, que llegó con las palabras de despedida que le dedicó a Antonio Puerta.

*Actualmente, informa Europa Press, “Jesús Neira se encuentra ingresado por presentar una afección vascular cerebral. Según el último parte médico, el paciente se encuentra actualmente con ventilación mecánica y su situación continúa siendo estable dentro de la gravedad. El hospital indica que su pronóstico es reservado”.

lunes, 18 de octubre de 2010

El dolor de los Puerta




La Noria del pasado sábado dejó a todo el mundo con muy mal cuerpo. Mareo y náuseas, para ser más exactos, por culpa del obituario de Antonio Puerta, que respondió a las señas de identidad de la carnicería de Fuencarral (la de toda la vida). Hasta María Antonia Iglesias, que no se amilana ante nada ni ante nadie, esa noche estuvo a punto de meterse debajo de la mesa.

Desde Telecinco intentaron arrojar luz sobre este fallecimiento llevando (previo pago) a la mujer que acompañó a Puerta en sus últimos momentos de vida. Pero ni con estas. La única nota de cordura tuvo que llegar cuando uno de los familiares del fallecido descolgó el teléfono y marcó el número de aludidos. Fue la hermana, Isabel Puerta, que, incluso hablando desde el dolor y la rabia, habló con más propiedad y elocuencia que los llamados a montarse esa noche en la noria del negocio televisivo.

Por su parte, Jordi González, que parece haberse enfriado desde que hace de traductor de una médium que lo mismo habla con Rocío Jurado que con Jesús Gil, hizo gala de una bochornosa falta de sensibilidad y empatía ante el duelo de la familia Puerta. Tal fue el corporativismo que, cuando la hermana del fallecido se lamentaba en directo del círculo mediático y del juicio paralelo que culpabilizó a Puerta ante la sociedad, el presentador intentó defender a Telecinco y a su programa alegando que tanto la madre como la pareja habían formado parte de este circo y que, aún más, el propio Puerta estaba negociando un contrato para asistir a La Noria.

Cuanto menos es rastrero. Y cuanto más, argumentar eso supone ignorar el derecho a la réplica que los medios de comunicación deben garantizar a cualquier ciudadano que haya sido mencionado en alguna de sus informaciones. Especialmente, si tiene una versión distinta de los hechos que le atañen y/o si trata de defender su maltrecha honorabilidad ante la opinión pública. En este caso, Puerta estaba cumpliendo una de las prisiones preventivas más severas que ha visto el ordenamiento jurídico español, teniendo en cuenta, además, que era por un presunto delito de agresión. Es lógico y comprensible, entonces, que sus familiares cercanos tomaran la palabra para defender a su allegado.

Violeta Santander, primero, fue a La Noria para negar, como era de dominio público, que ella hubiese sido maltratada por su pareja, de quien dijo que padecía una enfermedad (era drogodependiente, un enfermo, por mucho que Jaime Peñafiel se empeñe en lo contrario). Más adelante, María Luisa Ramón, la madre de Puerta, acudió al mismo plató para defender el nombre de su hijo, que continuaba en prisión, entre otras cosas, por una supuesta falta de arraigo familiar. Cuestionar a estas personas por ejercer su derecho a la réplica, insisto, es rastrero. Sobre todo, si los carroñeros que sobrevuelan ahora su ración de carnaza son los mismos que, en otra hora, se encargaron de sacar a hombros por la puerta grande a Jesús Neira, la zona cero de todo este suceso.

domingo, 17 de octubre de 2010

Menú de domingo: pavo y ensaladilla rusa

De primero y para abrir boca, un vídeo de El Rellano.



De segundo, un vídeo de una votación en el parlamento ruso. Por raro que parezca, este tipo de votación solidaria no está prohibida en la Duma.

sábado, 16 de octubre de 2010

Videoconciencia

Hay campañas de sensibilización que cuestan una pasta y otras que son tan sencillas como efectivas. Aquí va un ejemplo del segundo grupo que encontré naufragando en Geeksroom.

viernes, 15 de octubre de 2010

La cara oculta de la publicidad






Acabo de encontrar (en Why The F Do Have A Kid?) a la mujer en la que se ha inspirado esta campaña publicitaria. Con todos ustedes... la madre del Windows Phone 7:

jueves, 14 de octubre de 2010

Sin trama no hay nada

Cualquier serie, para salir adelante, tiene que tener al menos un par de personajes y un buen guión sobre el que sostenerse. Pero, ¿qué ocurre cuando una serie centra toda su historia en un sólo personaje? Pues que camina cual funambulista entre dos rascacielos y sin red de seguridad. De producirse una caída, si no puede volar como Superman o Mary Poppins, será definivamente mortal.

La fórmula Se Ha Escrito Un Crimen es mas vieja que Colombo y Monk juntos pero no por ello ha dejado de aplicarse en nuestros días. Los casos más cercanos en el tiempo son House y Lightman (Lie to me), ambos doctores. El primero es un sociópata por culpa de una cojera y sus especialidades son hacerle mobbing a sus compañeros y maltratar a pacientes incurables, a algunos hasta la muerte. Del segundo se puede decir que es un cazador de mentiras profesional genialmente interpretado por Tim Roth. Pero, en sendas ocasiones, la serie es predecible desde el capítulo piloto.

En este tipo de dramas, la trama no avanza porque está atrapada en el cuerpo del protagonista, supeditada a él. Estamos entonces ante el superprotagonista que, en la mayoría de los casos, acaba cansando más que el abuelo Simpson contanto una historia que no va a ninguna parte. De esta manera, las posibilidades narrativas se reducen al escarceo amoroso de turno y a los secundarios salvavidas (salvaseries en este caso).

Parece casi inevitable que una serie no termine de enganchar cuando no se nota la diferencia de un capítulo a otro. Es decir, si podemos prescindir tan a la ligera del previously (24, Lost o Battlestar Galactica por citar algunos ejemplos memorables de previos) quiere decir que algo está fallando. Incluso en las comedias, con cada episodio se van incorporando bromas y guiños hasta llegar a un punto en el que es difícil pillar la totalidad del humor de la serie sin estar al tanto de su intrahistoria.

Sé a ciencia cierta que no va a llegar el día, qué se yo, en el que House tenga que coger un avión para huir de la ciudad porque se va a producir un ataque terrorista y encima le toque compartir asiento con Jack Bauer, con el que discute porque prefiere ir sentado junto a la ventanilla. Además, durante el vuelo, un rayo impacta contra el avión y acto seguido todos los pasajeros empiezan a desarrollar superpoderes. Todos menos Bauer (aún lo desconoce porque el suyo es ser inmortal) y House, al que ahora no le funciona ninguna pierna...

Todo esto, jamás pasará en en el hospital de House, ni siquiera en uno de sus mejores viajes de vicodina. Pero me preocupa que, a este paso, lo próximo sea un remake de Rex, la mascota de un encantador de perros y su novia que, casualmtente, es una agente del FBI a la que ayudan a resolver crímenes. Y lo dejo aquí porque prefiero no dar ideas.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Antena 3, toma nota de Telecinco




Hoy voy a hablar de Belén Esteban (¡yuju fiesta!). Pero tranquilo todo el mundo que no voy a hacerlo en términos de beneficios por audiencia como lo hace Telecinco o en tono satírico como en Sé lo que hicisteis. Y eso que los de La Sexta, a pesar de no poder emitir vídeos de la cadena amiga, se apañan perfectamente con la actriz Mónica Chaparro, que dobla a la princesa del pueblo tan bien que llega a superar al original de San Blas.

Decir que en la televisión todo está preparado es quedarse muy pero que muy corto. Sería más exacto decir que desde el departamento de programación controlan la verticalidad y la horizontalidad y de paso lo intentan con nuestras mentes. Como en un teatro de marionetas, los personajes viajan de un plató a otro y van interpretando como pueden el papel que les ha tocado. Y en este teatro de variedades, Telecinco lleva la voz cantante. O es el director de orquesta, si lo que tenemos ante nosotros es una sinfonía de productoras, programas, presentadores, copresentadoras y colaboradores.

Antena 3 tiene demasiado que aprender de la cadena made in Berlusconi. Para empezar, no tiene que entrar al trapo cada vez que se lo enseñan desde Fuencarral. La última vez, en el duelo del viernes noche del 8 de octubre cuando Sálvame Deluxe batió su plus marca personal de audiencia con un 23,3 por ciento. Mientras tanto, en San Sebastián de los Reyes, DEC (Dónde Estás Corazón) se hundía en las profundidades de la TDT y es que, de nuevo, volvían a ganarle la partida con una escalera de color rosa.

El mérito de Telecinco no sólo ha sido desterrar a Antena 3. Sus esfuerzos también se han centrado en monopolizar hábilmente el fenómeno La Esteban. De hecho, la única baza que le quedaba a la cadena triste era la exclusividad de María José Campanario (la que está casada con el dueño de la chorra que engendró este monstruo mediático). ¿Qué hace Telecinco? Fabricar una nueva Campanario: la Trapote. ¿Qué Antena 3 tiene un programa sólo para insultar y llevarle la contraria a los de Sálvame? Telecinco monta un Enemigos Íntimos.

Capítulo a parte merece la contraprogramación que lleva a cabo Antena 3, inspirada en los kamikazes de la II Guerra Mundial. ¿Que el marido de Belén Esteban rechaza nuestros 500.00 euros? Pues con lo que nos ahorramos traemos a la amante. Y como somos más listos que nadie, la quemamos a lo bonzo el mismo día y a la misma hora que el infiel toma por primera vez la palabra en Telecinco para pedirle perdón a su mujer cornuda delante de toda España... No, “personas humanas” de Antena 3, no. Ese día, entrevistáis a Dinio, a Pocholo o a Tony Genil si hace falta y guardáis en la nevera a la amante. Esperáis unos días antes de sacarla del táper y dejáis que engorde o avance la descomposición de la noticia y por lo menos así os lleváis la chica en paso.

Un envite tras otro hasta ganar la partida de mus. De esta manera, Telecinco ha conseguido quitarle el derecho de réplica que hasta entonces salvaba a Antena 3 del ostracismo. Deberían haber aprendido del error de Iñaki Gabilondo cuando, estando en la SER, nombró a Federico Jiménez Losantos después de llevar meses acordándose de su madre y de san PRISA un día sí y otro también. De inmediato, con sólo pronunciar su nombre, Gabilondo provocó una ráfaga de audiencia que fue directa hacia la COPE. Así, el-que-no-debía-ser-nombrado se frotó las manos ya que hasta entonces sólo venía haciendo un poco de ruido sin partir muchas nueces (como lo está haciendo ahora Intereconomía, esperando a que alguna de las grandes le haga caso y no sólo La Sexta). Al final, Losantos logró convertirse en el referente o el antireferente del gigante radiofónico de entonces y, ahora, Telecinco acaba de eliminar a todos los interlocutores de la actualidad rosa.

martes, 12 de octubre de 2010

Dos domingos, dos artistas invitados

Este domingo furtivo me ha dejado sin palabras. Más bien, me siento como un espectador expectante ante una semana con dos domingos. En estos casos, como me decía un profesor, es preferible ver, oír y callar. En su caso, vean, oigan y digan lo que quieran sobre dos artistas invitados a presidir este post de martes con alma de domingo


Por un lado, Banksy y su cabecera de los Simpson




Por otro, un cuadro de Zac Freeman.


Ambos, tan fuera de lo común como esta extraña semana con dos domingos.

lunes, 11 de octubre de 2010

El armario de los horrores


Más vídeos en Antena3



Sumaban ya un par de programas en los que Josie se había ido de rositas pero la apología a las pieles del último ha sido la gota que colmó el vaso de mini de mi paciencia. Ni los mandamientos de Dior ni los valores según Chanel habían hecho hervir la sangre de un espectador con la curiosidad ligeramente más ancha que el esófago, lo que lleva a tragarse cualquier cosa. Pero ver a Mario Vaquerizo paseando una maleta de leopardo e imaginarme a ese leopardo corriendo por la sabana africana antes de servir para guardar la chupa de cuero y el alisador de pelo del marido de Alaska...

No se si El Armario de Josie es rentable para Antena 3 y si, además de Ricardo Costa, hay más gente lo suficientemente pija y gangosa como para soportar semejante tortura audiovisual en Nova. A simple vista, la escenografía parece sacada de un sketch de La Hora Chanante (luego Muchachada Nuí y ahora Museo Coconut en Neox). Incluso el presentador con su pelo parecen una broma de mal gusto; Josie, ese mesías que ha venido a salvar a las chonys de Alcorcón que no saben salir de casa sin vestirse combinando esquizofrenia y bipolaridad en un mismo modelito.

Quizá no sea el más indicado para hablar de moda. Sobre todo porque soy una persona que ve inmoral gastarse más de 20 euros en unos pantalones. Dicho esto, quiero añadir que con Josie ocurre lo mismo que con los católicos que se empeñan en hablar de lo que es ser buena o mala persona y que, en cuanto te das la vuelta, la están liando parda. Es un caso idéntico. No hay nada como escuchar los dictámenes sobre las últimas tendencias en boca de alguien que dice saber sobre moda y luego fijarte un segundo en cómo va vestida. Ante tus ojos, un cuadro del museo de los horrores.  

domingo, 10 de octubre de 2010

Paella valenciana

Hoy propongo un zapping sobre la Comunidad Valenciana, que preside un hombre al que le gustan más los trajes que a Barney Stinson. Lo que da de sí el siempre bien vestido Francisco Camps.








sábado, 9 de octubre de 2010

jueves, 7 de octubre de 2010

La generación Carbonero

Hace muy poco se acuñó el término generación perdida para tratar de describir un fenómeno desolador que se ha agudizado con la crisis finaciero-económica (o como coño quieran llamarla). Lo que no tiene nombre por mucho que se empeñen los expertos es esta cifra: 81 millones.

81 millones de jóvenes (de los 620 que hay en el mundo que tienen entre los 15 y los 24 años) que atraviesan una situación de desempleo. Si nos centramos sólo en España, la tasa de paro juvenil (y cualificado, no nos olvidemos) alcanza el 40 por ciento. Efectivamente, estamos ante una generación que ha malgastado su tiempo estudiando una carrera y que ha perdido la esperanza de encontrar trabajo, al menos en este país de charanga y pandereta, que diría aquel.

Cuando insisto en lo de cualificados es por algo. No puedo presumir de pertenecer a una de las últimas generaciones en las que todavía estudiar un módulo de formación profesional estaba peor visto que chutarte heroína en el descampado del barrio. Por tanto, todos los que sobrevivíamos al instituto, al botellón, a los porros y a las drogas de diseño, estábamos obligados a ingresar en una facultad. En estos casos, detrás de esta decisión que iba a marcar para siempre el rumbo de nuestras vidas, estaban los padres (“la presión de los padres”). Lo que ellos no sabían es que en la universidad íbamos a continuar con el botellón, los porros y las drogas de diseño.

En mi caso fue la facultad de Ciencias de la Información en la Universidad Complutense de Madrid, más conocida como la mole (de hormigón) y estilo mamolítico (no me lo invento, hay una placa en la entrada que lo pone) o la cárcel de mujeres (circula la leyenda urbana de que el plano de la facultad se sacó de un penal sólo para chicas en Estados Unidos). Casualidades de la vida, empecé la carrera a la misma hora y en el mismo lugar que Sara Carbonero. Entonces, ni siquiera era Sara y dudo mucho que ahora si le preguntáis ella se acuerde de mi cara. Pero dicho está, mi promoción tenía por fin una estela que seguir y no la interminable fila del INEM. Carbonero era nuestro faro guía, la esperanza de un mañana mejor cuando, además, teníamos el referente de Letizia Ortiz. Estaba claro: estudiar en nuestra facultad parecía que sí iba a servir de algo...

El recorrido de Sara Carbonero en los medios de comunicación ha sido meteórico y me alegro porque al menos ella no ha conseguido un contrato millonario con Telecinco por tocarle la chorra a un torero. La historia de Carbonero sí que puede decirse que sea una historia del pueblo, de gente trabajadora que se lo curra desde el primer día en una profesión ingrata también desde el primer día.

Érase una vez un día en la facultad cuando, de repente, aparecieron los de Radio Marca a la caza y captura de becarios (para los que no lo sepan, un becario es un profesional que por una jornada laboral de 40 horas semanales cobra no más de 300 euros). Sin dudarlo dos veces, la pequeña Sara Carbonero se fue con ellos y con otros dos colegas. A día de hoy, uno todavía curra como becario en Radio Marca y el otro se encuentra abandonando el país después de empapelar Madrid y los alrededores con su currículum y el título de periodista a cuestas.

¿Con Carbonero qué pasó? Pues que estaba ella pelándose los nudillos del frío mientras cubría un partido de fútbol cuando pasan los de La Sexta por delante y deciden secuestrarla. El resto ya es historia, incluido lo de Telecinco. ¿Qué quiero decir con esto? Por supuesto, nada malo contra Carbonero que me merece todo el respeto y, que además, me ha servido para bautizar a una generación que no come por culpa de Terelu y de todos los espectadores que se atreven a llamarla periodista. Es como decir que Jack el Destripador era un buen cirujano. Lo mismito.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Atasco de series

El estrés se palpa en el ambiente cada vez que pregunto ¿qué serie estás viendo? Por norma, mi interlocutor se pone nervioso, como un chiquillo al que le pillan con los deberes sin hacer. Sudores fríos invaden su frente cuando trata de enumerar todos los títulos de la temporada.

Al margen de los capítulos piloto, que busco como un sabueso, confieso que prefiero seguir las temporadas cuando ya hay colgados tres o cuatro episodios. Hace tiempo que renuncié a marearme cuando miraba el calendario de series o, incluso, a perder horas de sueño por ponerme al día. Todo eso es historia, quizá porque Internet me ha vuelto un señorito.

Que sí, que hay mucho que ver, pero también hay que saber separar el grano de la paja (que tiempos los adolescentes cuando me descojonaba al oír esta frase). Los seriéfilos, sobre todo, están obligados a tirar de toda la capacidad organizativa disponible. En mi caso, el mapa de series se configura así:

VIENDO: Modern Family (season 2), Community (season 2) How I meet your mother (season 6) Weeds (season 6)

EMPEZANDO: Fringe (season 1 episode 4)

ABANDONANDO: Lie to me (season 2 episode 3) y Caprica (season 1 episode 9)

ESPERANDO: Misfits (season 2)

PENSÁNDOMELO: Los Soprano y Mad men

NEGÁNDOME: Glee

RECOMENDANDO: The IT Crowd

IMPRESCINDIBLES EN EL DÍA A DÍA: The Simpson y Futurama  

martes, 5 de octubre de 2010

La paloma mensajera del siglo XXI


Una revolución está teniendo lugar en el seno de los medios de comunicación. Las empresas dedicadas a la información y al entretenimiento, si no se han dado cuenta ya, tienen los días contados en un mundo caracterizado por la conectividad y la instantaneidad. En esta lucha darwinista por la supervivencia están las televisiones y las productoras asumiendo el poder que los consumidores han cobrado con las descargas y la configuración de su propia demanda. Están adaptándose al escenario que la música y el cine llevan años pisando. Pero hoy no vengo a hablar de los agujeros en las taquillas o de los desajustes en la facturación publicitaria de las grandes cadenas, que manejan cuatro dicho sea de paso.

Quiero centrarme y, si es posible, no enrollarme demasiado en algo que también usaban cuatro gatos pero que hoy ya es una red social extendida (o socializada valga la redundancia). Es más, me atrevería a decir que el potencial de Twitter aún no se ha calculado con exactitud. De momento, el pajarito azul sólo ha dado un par de avisos.

En la historia reciente de las 2.0, despedíamos el siglo XX con la explosión de los blogs. Si en la facultad no me engañaron, el big bang de la blogosfera llegó con el escándalo sexual que involucró a Bill Clinton cuando habitaba la Casa Blanca. No es directamente gracias a la mamada que Mónica Lewinsky le hizo en el despacho oval, pero sí a la publicación de esta noticia (confirmada por la propia becaria que había conservado el semen de Clinton como prueba) en un blog.

Hasta esa fecha, los blogs eran ninguneados como cuadernos de bitácora sin ningún tipo de valor periodístico, que escribían cuatro colgados que deambulaban por Internet. De la noche a la mañana, se habían convertido en un medio de comunicación con todas las de la ley y con todo lo que esto suponía. Es decir, hasta entonces sólo los magnates (alias ciudadanos Kane) podían permitirse una empresa deficitaria tal y como son los periódicos. Esos medios que se mantienen a pesar de las pérdidas para tratar de moldear la opinión pública a su antojo.

En el ciberespacio, montar una publicación diaria con rigor, objetividad y exactitud es prácticamente gratuito. La razón principal es que esquiva uno de los mayores problemas en el proceso de producción de un periódico: la impresión y la compra de papel. Ni hablar del grado de especialización y profundidad (mediante hipervínculos) de las informaciones que se ofrecían desde la blogosfera y las posibilidades de establecer un auténtico feedback con los lectores. Se decía adiós al espacio encerrado por la página impresa.

El primer paso ya estaba dado. Todos podíamos tener un panfleto en el que volcar información y opinión (unas veces diferenciadas y otras no), por incendiarias que fuesen. El siguiente paso era conectarnos a todos en red. Es decir, reunirnos en una especie de sala de chat planetaria con las puertas abiertas de par en par. Me viene al pelo y a la cabeza una sentencia del Tribunal Supremo de Estados Unidos cuando otro de sus presidentes, George W. Bush, trató en vano de meter mano en Internet alegando motivos de seguridad nacional. Un juez le cogió del pescuezo y le dijo a dónde vas calamar que “Internet es una conversación planetaria” y precisamente por eso debe estar libre de injerencias gubernamentales.

Volviendo al caso de la paloma mensajera 2.0, hay que resaltar un hecho sin precedentes en el periodismo. La información en tiempo real. Hasta el momento, este concepto se entendía como directo en televisión o en radio. El vehículo para la recepción de información en radio era y es mucho más inmediato y barato que en la televisión (no así la emisión, que les asemeja mucho más), dónde el despliegue para una conexión en directo exige un gran esfuerzo técnico y humano. Pero, en cualquier caso, se supone necesaria la presencia de un periodista enviado a la zona con el objetivo de informar.

¿Qué ocurre con Twitter? Que ya no es necesario asumir los costes de enviar a un reportero a cubrir una información. Una noticia ahora sólo necesita a alguien que haya sido testigo y que ese alguien pueda conectarse a Internet. La ventaja de disponer de una cuenta en Twitter es que puedes hacer pública cualquier información de manera absoluta y revolucionariamente rápida. Aunque sea una información casi telegráfica, con 140 caracteres que se pueden reforzar con una imagen o un video, pero que desencadena el efecto bola de nieve.

Además de eliminarse de facto cualquier tipo de censura, se salta la tradición periodística de contrastar las fuentes antes de publicar una noticia (New York Times exige que sea corroborada por parte de al menos tres fuentes independientes). Quizá este sea el mayor peligro que amenace la veracidad de una información publicada en Twitter pero hay casos en los que dar a conocer una serie de datos se convierten en un imperativo periodístico. Y para eso, precisamente, está Twitter y eso, precisamente, es lo que permite a esta paloma caminar dos pasos por delante de los grandes gigantes que hasta ahora custodiaban el monopolio de la información.

Uno de esos casos está fechado en junio de 2009 y se centra en las elecciones presidenciales celebradas en Irán. Durante todo un fin de semana, los medios de comunicación occidentales y tradicionales informaron de unos comicios dentro de la normalidad. En ellos, Mahmud Ahmadineyad había conseguido ser reelegido con mayoría absoluta y las imágenes de los telediarios nos trasladaban a una plaza en la que el presidente saludaba a los iraníes que celebraban con él la victoria electoral.

Todo parecía un cuadro de lo más bonito pero en Internet se estaban dando pinceladas en sentido contrario. En Twitter comenzaron a colgarse testimonios y todo tipo de documentos gráficos que denunciaban un fraude electoral. Casualmente, las autoridades del país habían interrumpido las comunicaciones con el exterior con lo que se reducían las posibilidades de denunciar ante el mundo la brutal represión que la población civil estaba sufriendo. Pero la paloma mensajera del siglo XXI armada con un móvil y un satélite fue capaz de cumplir su misión. De este manera, el lunes, cuando ya se había movilizado a la opinión pública internacional, los grandes medios de comunicación empezaron a escuchar, por fin, las campanas que se tañían desde Irán.

Otro caso, mucho más reciente, nos traslada a las elecciones que el 3 de octubre se celebraron en el Partido Socialista de Madrid. Al margen del duelo electoral, lo interesante es que varios tuiteros (a los que supongo presentes en las mesas electorales) fueron ofreciendo en tiempo real los resultados del recuento en las distintas agrupaciones. Así, mientras Twitter se apuntaba otro tanto ofreciendo los datos de las primarias antes que nadie y con exactitud, las televisiones y demás medios de información seguían esperando resignados hasta que se contara la última papeleta para poder decir algo.

lunes, 4 de octubre de 2010

Domingo express



Digan lo que digan (tampoco se muy bien lo que se dice al respecto) el domingo es para pillar un buen sitio en el sofá y no moverse de ahí en todo el día nada más que para visitar el cuarto de baño (por la cosa de ir drenando el alcohol que todavía dura en el cuerpo). Casualidades de la vida, delante del sofá está la televisión, que ayer, casualidades también (esta vez televisivas) no se movió de Cuatro.

La cadena de PRISA había preparado un domingo más cargado que el café que me he tenido que tomar hoy para poder empezar un nuevo lunes en la selva. Menos mal que tuve el domingo modo jungla de Cuatro para hacerme a la idea de lo que se me venía encima después de ese primer café.

Un desfile de animales salvajes y callejeros para darle la bienvenida a ¿Tarzán? No, a Frank Cuesta, que anoche debutó en el salón de casa dejándonos a todos ojipláticos. Algunos se empeñan en compararle con el encantador de perros aunque en su programa lo más dócil que sale es un caimán siamés. Está mucho más cerca del último superviviente aunque las locuras de Frank hacen que el británico Bear Grylls parezca un boy scout vendiendo galletitas.

Además, en Frank de la jungla se respira el realismo (no como en el programa del superviviente que va rodeado de un equipo de producción con catering incluido). Para ilustrar lo que digo, serviría la cara de sufrimiento del cámara que acompaña a Frank allá dónde va y sin poder rechistar, ya estén con el agua hasta el cuello en una ciénaga o en mitad de la selva a las dos de la mañana persiguiendo alimañas.

Pero, si las aventuras en la jungla no nos habían dejado las pulsaciones suficientemente revolucionadas, acto seguido llegaba otra carrera del único reality en el que no me importaría participar. Los seguidores del racing humano Pekín expres tuvieron que trasnochar por culpa de Frank pero por los datos de audiencia parece que mereció la pena: su debut consiguió un 10 por ciento, Pekín Expres con un 9,7 pudo sumar dos puntos al dato de la semana pasada y Cuarto Milenio, al margen de misterios como la dentadura de Carmen Porter y a pesar de que anoche le tuviera que ver los pies a su marido, cerró la noche con un 11,3. En cualquier caso, el domingo fue de Cuatro y del sofá.   

sábado, 2 de octubre de 2010

Zapping político-social

Una periodista le planta cara a Chávez...



Un ministro que se descojona...



Y Berto el 29S cara a cara con los llamados antisistema.

viernes, 1 de octubre de 2010